Tanto en lo referente a los procesos como a los equipos de trabajo,
Diagnóstico cero no conduce a conocer el estado de como se están haciendo «las cosas» y sobre todo conocer los riesgos de no hacer «otras» significa un punto sólido desde donde empezar a diseñar cualquier solución de futuro.